Me gustaría hacer una sesión de estudio…

     Genial, existe la posibilidad de sesiones o mini sesiones en interior o exterior. Aunque siempre me incline por sacarle partido a la belleza del rural que nos rodea, por si el tiempo no ayuda, el/la modelo es muy pequeño/a, o simplemente porque sí, porque nos gusta, tengo decorados y atrezzo para reportajes de diferentes edades y diversas temáticas.

     De la misma forma, trabajo todo tipo de revelados digitales, objetos personalizados, marcos o fotos con soporte o de pared, recordatorios e invitaciones, álbumnes digitales y analógicos… en multitud de modelos, materiales y tamaños.

     Actualmente tengo tres equipos, mucha creatividad y algo de tiempo, por lo que estoy abierta a cualquier sugerencia, solo tienes que proponérmela.

 

     ¿Qué precio tiene una sesión?

     Se trata de fotografía “low cost”, lo que no significa de menor calidad, sino de menor precio. Por lo menos, en este caso.

     Ponte en contacto (sin ningún tipo de compromiso) conmigo en el siguiente enlace para contarme qué buscas, dónde y en qué fechas, y te daré presupuesto encantada de inmediato. Además, hazte seguidor de las redes sociales para estar al tanto de las promociones especiales.

 

     ¿Desde cuándo hago fotos?

     Se podría decir que he nacido “con una cámara bajo el brazo”, porque desde que tengo uso de razón, ando con una. Me gusta mucho la fotografía de paisaje, quizás porque es la más habitual en los viajes que hago o en el entorno en el que vivo, con parajes espectaculares. El caso es que, desde muy niña, es mi principal medio de entretenimiento y entrenamiento.

     Además, siempre me ha gustado ver fotos, considero que es una buena manera de aprender y adquirir cultura visual (en este aspecto la preparación artística juega a mi favor). Pero siempre me ha fascinado verlas por el poder que tienen. El poder de revolver y devolverte a un pasado congelado, olvidado y deconocido. El poder de descubrir lo que no tuviste oportunidad de vivir o de rememorar y desencadenar emociones intensas.

 

     ¿Por qué fotografía social?

     No es sólo fotografía social. Fotografía social es la que enseño porque es la que vendo, es el servicio que la mayoría de gente demanda. Pero mi pasión por la fotografía es plena. Me dedico a la BBC, a hacer reportajes de niños, premamás, enamorados, mascotas… e incluso de arquitectura –así que si tienes una empresa y necesitas fotos para una web o un catálogo, no dudes en contactarme-.

     Tengo la suerte de que mi hobby es mi profesión, y por lo tanto… la mayoría de mi tiempo lo dedico a lo mismo, hacer fotos. Desde 2013 estoy inmersa en un proyecto fotográfico del que tengo miles de imágenes, un banco infinito que siempre me parecerá insuficiente. Pero todas cuentan lo mismo: hablan de la Galicia que me vio crecer. Son tiempo y son retrato. Y recogen las historias más bonitas de los “feísmos” más típicos del rural que me rodea.